Crónicas de Islandia. El mejor país del mundo.

Islandia ¿qué conocía de Islandia antes de leer Crónicas de Islandia? Pues la verdad que más bien poco, no es un país que suela aparecer en las noticias muy frecuentemente.

– Islandia ¿Capital?

– ¡Reikiavik!

Y pocos datos más… Una bandera con la típica cruz nórdica, cuasi vikingos en el imaginario de los que vivimos en el sur de Europa, que los turistas suelen recorrer la carretera circular que circunvala toda la costa de la isla, que en la última Eurocopa de futbol fueron la revelación del torneo llegando hasta los cuartos de final donde cayeron con Francia, y que hace alguno años se echaron a la calle para protestar contra su gobierno por la crisis de país en la que se encontraban.

 

*** Magnað knattspyrnuár að baki! *** What a year!

Una foto publicada por Knattspyrnusamband Íslands (@footballiceland) el

 

Todo eso es lo que conocía de ese país, además de una anécdota curiosa. Hasta que fue derogada en el año 2015, existía una ley (si bien en desuso) que permitía matar balleneros vascos. Sorprendente cuando menos.

John Carlin, periodista y escritor, que normalmente escribe para El País, nos presenta en Crónicas de Islandia de La Línea del Horizonte, un retrato sociológico de un país cuasiperfecto. Incluso el propio escritor a lo largo de sus artículos muestra desazón por no encontrar grietas en una sociedad Islandesa, donde todo aparenta ser perfecto. Lo lees y te dan ganas de vivir en Islandia, de ser un descendiente vikingo, y de hablar inglés tan bien como ellos.

También sabía que era uno de los países más felices del mundo, de hecho en uno de los libros sobre los que hablo en este blog, Un viajero en el país más feliz de la tierra se dedica un capítulo a este país. Tanto Weiner en aquel libro, como Carlin en este, hablan del hákarl, tacos de tiburón que a juzgar por los comentarios de ambos son vomitivos. También me resulta curioso que dentro de la gastronomía tradicional islandesa es normal comer frailecillos o puffins… Esa ave ártica tan bonita que aparece en los documentales de La 2 o en los fondos de pantalla de nuestros móviles. Pero claro, es Islandia, lo raro es que comieran perdices y no frailecillos.

 

Puffins ❤️ #puffins #frailecillos #iceland

Una foto publicada por Miguel Antelo (@miguelantello) el

 

Otro de los datos curiosos de los que habla Carlin, y sobre el que he querido indagar más, es el “Libro de los islandeses”. Una especie de libro de familia que se remonta siglos atrás, y a través de esta página web https://www.islendingabok.is/ cualquier islandés puede conocer quiénes eran sus antepasados, a que se dedicaban, o que relación de parentesco tienen con cualquier otro compatriota, y si el tatarabuelo de su tatarabuelo era el mismo. Realmente sorprendente, pero que se puede llegar a entender en un historicamente aislado país insular y con una población en torno a los 330.000 habitantes.

El autor muestra las bondades del país a lo largo de las entrevistas que tiene con políticos, deportistas, y demás islandeses con los que se cruza. Es muy interesante la reflexión sobre si es un país con mayor influencia y carácter estadounidense o europeo. Nunca hubiera dudado de su carácter meramente europeo, incluso alguna vez se han producido acercamientos a la Unión Europea para formar parte de la misma, aunque lo desestimasen por entender que las cuotas sobre las capturas pesqueras pondrían en peligro su economía. Es una mezcla de ambas sociedades, lo mejor de cada una. Valoran la capacidad del esfuerzo individual, y tienen unos valores mucho más europeos en cuanto a tolerancia o sistema de bienestar se refiere.

En relación con esta capacidad de coger lo mejor de cada lado del Atlántico, a lo largo de todo el libro se habla del milagro islandés, de cómo una sociedad de las más pobres de Europa, ha conseguido en pocos años ser una de las más prósperas y avanzadas.

 

 

Después de reflejar la sociedad islandesa y sus maravillas, el libro pega un hachazo para pasar a contar la crisis islandesa, y de cómo sumió en la quiebra a su sistema bancario, las posteriores revueltas, así como las repercusiones esperadas, para terminar hablando sobre la salida a esta situación a través de una feminización de la política y del establishment. Me hubiera gustado que ahondara más en las repercusiones de la crisis, y el periodo de revueltas sociales. En ese sentido me quede con ganas de más, saber más…

 

#bobbyfisher ❤️🎥🎥🎥🌠 #scacchi #artist #island #islands ❤️🙏🙏🙏🌻🌻🌻

Una foto publicada por davidefent (@davidefent) el

 

Y no quería terminar de hablar del libro sin hacer referencia al capítulo dedicado a Bobby Fisher, el famoso ajedrecista americano. Me resulto genial. Una especie de extra. Es un capitulo que podría no haber estado ahí, si no se hubiese incluido no perdería interés Crónicas de Islandia, pero que es el billete encontrado en el abrigo que hace tiempo no te pones. Hace ilusión.